Serebros

SERebros

ACCESIBILIDAD

BUSCAR

NeuroRehabilitación

Neuro Rehabilitación

Rehabilitación Cognitiva. Problemas de Lenguaje y Comunicación.

¿Qué son la comunicación y el lenguaje? La comunicación corresponde a aquel acto en que dos o más personas participan con la finalidad de compartir un mensaje con otro(s), por lo cual cada participante demuestra su intención por colaborar de esta instancia.

La comunicación tiene muchas formas y no solo involucra el hablar o conversar, sino que también contempla otras como los gestos, la postura corporal, la distancia que tomamos de otra persona, la expresión de la cara, el tono de nuestra voz, o incluso el dibujo o la pintura.

Esta diversidad de formas y el que necesariamente participen dos o más personas, hace que la comunicación no solo esté determinada por la intención de quien entrega un mensaje, sino que también por la forma en que la otra persona recibe la comunicación. Es así, que incluso el no responder ante una pregunta se transforma en comunicación, toda vez que la persona que observa ese silencio lo interpretará de alguna manera (por ejemplo, desinterés o falta de respeto).

Por su parte, el lenguaje, es una de las formas que utiliza la comunicación, pero como ya hemos dicho, no la única. El lenguaje es una función cognitiva que permite expresar y comprender lo que dice otra persona a través del uso de reglas que aprendemos desde niños. Estas reglas nos permiten mezclar sonidos para formar palabras, como también ordenar palabras para crear oraciones. Estas palabras y oraciones pueden compartirse a través del habla (en una conversación) como también a través de la escritura (como lo es un mensaje en WhatsApp).

De esta forma es importante comprender que la comunicación no solo depende del lenguaje, sino que también de las habilidades que tenemos, por ejemplo, para recordar la información (memoria), concentrarnos en los temas que son importantes (atención) y organizar nuestras ideas (funcionamiento ejecutivo).

Es indudable que en la vida cotidiana la forma más frecuente de comunicación es la conversación, la cual, como toda actividad humana, puede tener fallos o errores ocasionales, que nos lleven a malentendidos o incluso a generar una discusión. Lo anterior puede ocurrir cuando no entregamos un mensaje con la suficiente claridad, hablamos más de la cuenta, no buscamos el momento adecuado para tocar un tema o tenemos un estado de ánimo que nos hace interpretar diferente lo que nos dicen. Este tipo de errores es cada vez más frecuente en los mensajes de texto porque no tienen voz ni entonación, lo que nos puede llevar a entenderlos con otra emoción o intención.

Los errores de la comunicación nos ocurren a todas las personas, sin embargo, pueden ser más frecuentes en aquellas personas que han sufrido una lesión cerebral adquirida (LCA), puesto que en daños cerebrales se ven afectados uno o más sistemas que sustentan a la comunicación, pudiendo alterar no tan solo la capacidad de expresar/comprender las palabras (lenguaje), sino que también otras funciones del cerebro como la memoria, atención y el funcionamiento ejecutivo.
{Play}
¿Cuáles son las principales problemáticas en la vida diaria luego de una LCA? Cuando una persona sufre una LCA, la comunicación se puede ver alterada, la cual se puede manifestar en alguna de las siguientes problemáticas:
  • Olvidar lo que se conversa con otra persona o en un grupo.
  • Perder el hilo de la conversación.
  • Decir cosas que pueden avergonzar a otro sin darse cuenta de ello.
  • Participar menos en las conversaciones o, por el contrario, hablar mucho más de lo que lo hacía antes.
  • No saber qué conversar o cómo conversar con personas distintas.
  • Decir cosas que no tienen ninguna relación con lo que se está conversando.
  • Forma de conversar más monótona o plana.
  • Dificultad para expresar o comprender las emociones a través de gestos faciales que acompañan a una conversación.
  • Dificultad para comprender bromas o sarcasmo en la conversación. También para comprender las ironías o la mentira.
  • Escasa capacidad para regular las emociones mientras está conversando.
  • Desorganización en el discurso hablado.
  • Cambio de temas de forma frecuente en una conversación o bien, mantiene mucho tiempo el mismo tema de conversación.
  • Lentitud para comprender lo que se está conversando.
Para retratar mejor las experiencias de problemas en la comunicación, a continuación se incluyen algunos relatos desde la perspectiva de personas con LCA y desde personas significativas:
  • “No sé qué conversar, no se me ocurren los temas.”
  • “No sé si estuvo bien lo que dije, parece que no porque mi señora me retó.”
  • “Ahora me cuesta entender los chistes en doble sentido y me rio solo porque mis otros colegas se ríen, pero no porque lo entienda.”
  • “La otra vez casi me estafaron con mucha plata, mi señora me retó y me decía que cómo no me dí cuenta que me estaban mintiendo.”
  • “Después del accidente mi mamá empieza a hablar un tema y termina con otro nada que ver.”
  • “Cuando uno habla con mi papá, él siempre se va por las ramas.”
  • “Mi esposo ahora dice cosas que no se deben decir en público.”
  • “Mi esposo antes siempre era el alma de la fiesta, bueno para conversar y reír, ahora ni siquiera saluda.”
  • “Mi papá ahora conversa sin expresión, es todo igual, no hace cambios en la voz.”
  • “Su cara ahora no expresa nada, uno no sabe si está contento, triste o enojado.”
  • “Empieza a contar una historia, pero se enreda, y no logra contar todo lo sucedido, le cuesta organizar sus ideas.”
Cuando, además de la comunicación, el lenguaje se encuentra afectado, es posible encontrar dificultades como las siguientes:
  • No comprender las palabras u oraciones cuando el otro las dice.
  • Perder o ver disminuida la posibilidad de expresarse con palabras.
  • Presentar dificultades para la escritura o lectura.
Familiares y personas significativas describen estas problemáticas como:
  • “Cuando le converso mira hacia el techo y pone cara de no entender lo que le he dicho.”
  • “Me pregunta una y otra vez para lograr entender lo dicho.”
  • “Le pido la sal y me pasa una cuchara."
  • “No puede decir palabras.”
  • “Dice palabras que no son.”
  • “Pareciera no recordar las palabras exactas.”
  • “Las palabras le salen con errores y a veces pone o saca letras.”
  • “Le cuesta mucho escribir, incluso los números, su nombre y hasta su firma.”
  • “Cuando lee el diario pasa los ojos, pero al final no entiende nada.
  • “Como no entiende bien lo que le digo, intento escribiéndole, pero cuando lee pareciera que ve solo rayas.”
La comunicación de cada individuo es diferente y es nuestra carta de presentación cuando conversamos con otras personas, por eso todas las alteraciones en ella afectan la calidad de vida de las personas que sufren las secuelas de la LCA, como también la de sus personas significativas. Muchas veces la comunicación de una persona cambia tanto que quienes rodean a la persona creen que están frente a una persona completamente diferente, afectando las relaciones con familiares, amigos o compañeros de trabajo. No es extraño incluso que muchas personas con alteraciones en su comunicación sean percibidas como sujetos no confiables o irresponsables (porque se les olvida los acuerdos conversados), que son poco cariñosos o afectuosos (porque no son capaces de detectar las emociones de los otros), o que es muy difícil conversar con ellos (porque son desordenados para plantear sus ideas o no lograr regular sus emociones al conversar).

Es importante señalar que, muchas veces, las personas con LCA no son totalmente conscientes de sus dificultades (especialmente cuando solo afectan a su comunicación), lo cual hace más compleja la situación requiriendo del pronto apoyo por parte del profesional correspondiente para evitar posibles quiebres en sus relaciones y el aislamiento social.
{Play}
¿Cómo abordar y/o intervenir dichas problemáticas? El equipo de rehabilitación que atiende a quien ha sufrido una lesión cerebral debe considerar las alteraciones de comunicación y el impacto en la calidad de vida de quienes comparten a diario con él o ella. Para ello, se ha de considerar siempre la temprana derivación al/la Fonoaudiólogo/a, siendo este el profesional que cuenta con las competencias para diagnosticar y rehabilitar la comunicación y el lenguaje.

Entre las estrategias de rehabilitación que actualmente son avaladas por la evidencia, es posible mencionar:
  • Establecer los cambios comunicativos que ha tenido la persona posterior a la LCA: Conversar con un familiar o cercano a quien ha sufrido la LCA acerca de cómo era su forma comunicativa previo a la lesión cerebral, de esta manera, se establecen los cambios y cómo impactan en las relaciones socio-afectivas actuales.
  • Indagar el desempeño comunicativo de la persona en diferentes entornos y roles: Consultar si la forma de comunicarse de quien ha sufrido LCA varía conforme cambia la persona con quien conversa o la situación a la que se enfrenta (familia, amigos, trabajo, vecinos, entre otros).
  • Determinar los fallos cognitivos que se vinculan a la alteración comunicativa: La comunicación es un resultado del funcionamiento integrado de nuestras funciones cognitivas (lenguaje, memoria, atención y funcionamiento ejecutivo), por ello es necesario determinar cómo estas facilitan o dificultan la capacidad para comunicarse de la persona con LCA.
  • Educar acerca de qué es la comunicación y cuáles son los cambios que se pueden observar luego de una LCA: Plantear esta problemática y responder las posibles dudas que surjan al respecto, considerando que muchas veces la familia o el propio paciente tiene dudas o miedo de preguntar por esto que parecieran ser peleas o discusiones habituales de convivencia.
  • Plantearse role-playing o situaciones simuladas de comunicación: El clínico planteará al paciente diferentes situaciones comunicativas a las que podría verse enfrentado/a, delineando cómo debería ser su participación en la conversación y soslayando cuáles podrían ser los desafíos de comunicación a enfrentar.
  • Analizar situaciones comunicativas habituales que pueden ser optimizadas: Proveer de espacios de análisis de situaciones comunicativas cotidianas, en lo posible en videos, de modo tal, de evaluar cuáles fueron las fallas y cuáles podrían ser las soluciones posibles para abordar de mejor manera dicha interacción.
  • Proveer de apoyos externos que colaboren a la comunicación con los demás: En ocasiones en que el lenguaje se vea gravemente alterado y la persona no pueda comprender o expresar sus ideas, se pueden incorporar tableros de comunicación o ayudas externas como tablets o celulares con imágenes o frases preescritas que faciliten la conversación con otras personas.
  • Conversar de las expectativas en el manejo comunicativo con el paciente: Definir con la persona con LCA que a diario la comunicación puede ser desafiante, puesto que cambian constantemente las personas, los entornos y las exigencias a las que se verá expuesto/a, por lo que es relevante que tenga eso presente y vaya poco a poco poniendo en práctica lo revisado en sesiones o bien, anotando las situaciones comunicativas nuevas a las que no haya sabido cómo enfrentarse, de modo tal, de revisar en terapia.
  • Abordar lo más tempranamente posible aquellas alteraciones de la comunicación que afectan la interacción con sus seres queridos: Resulta esencial que el fonoaudiólogo levante los problemas comunicativos que afectan relaciones íntimas o cercanas, como la relación con la pareja, hijos u otras personas significativas. Posteriormente se ha de ejecutar un plan de optimización y compensación que permita mantener una comunicación y el bienestar de las relaciones.
  • Entrenamiento de compañeros de comunicación: Los compañeros de comunicación son personas entrenadas especialmente para facilitar la comunicación de la persona con LCA. Esto no significa que el compañero de comunicación hable por la persona afectada, sino que sepa utilizar aquellas estrategias que permitan potenciar y maximizar sus capacidades de acuerdo con sus deseos, necesidades y contextos.
Sin duda, lo más relevante y que tiene mayor efecto en todo el proceso de rehabilitación de la comunicación y el lenguaje es poder establecer los cambios asociados a la LCA, educar y manejar expectativas, junto con acompañar a la persona y sus personas significativas, puesto que involucra un gran impacto en la interacción social, lo que claramente puede conllevar ansiedad o situaciones de angustia ante la imposibilidad de comunicar como se hacía antes. El objetivo central de este acompañamiento es evitar quiebres o cambios mal adaptativos en la comunicación que dañen o interfieran en las relaciones.
{Play}
Referencias

Angeleri, F. M. (2008). Communicative impairment in traumatic brain injury: A complete pragmatic assessment. Brain & Language, 229-245

Angeleri, R., Bosco, F., Zettin, M., Sacco, K., Collie, L., & Bara, B. (2008). Communicative impairment in traumatic brain injury: A complete pragmatic assessment. Brain and Language, 229-245.

Bosco, F. M., BucciarelliI, M., & Bara, B. G. (2006b). Recognition and repair of communicative failures: A developmental perspective. Journal of Pragmatics, 1398-1429.

Douglas, J. (2010). Using the La Trobe Communication Questionnarie to measure perceveid social communication ability in adolescents with traumatic brains injury. Brain impairment, 171-182. doi:10.1375/brim.11.2.171

Kagan, A., Simmins-Mackie, N., Rowland, A., Huijbregts, M., Shumway, E., McEwen, S., Threats, T., Sharp, S. (2008). Counting what counts: A framework for capturing real‐life outcomes of aphasia intervention. Aphasiology, 22(3), 258–280. doi:10.1080/02687030701282595

Hartley, L., & Griffith, A. (1989). A functional approach to the cognitive-communication deficits of closed head-injuried clients. Journal of Speech-Language Pathology and Audiology, 51-57.

Togher. L., Wiseman-Hakes, C., Douglas, J., Stergiou-Kita, M., Ponsford, J., Teasell, R., Bayley, M., Turkstra, L.S. (2014). INCOG recommendations for management of cognition following traumatic brain injury, part IV: cognitive communication. J Head Trauma Rehabil, 29(4):353-68. doi: 10.1097/HTR.0000000000000071.

imprimir página

compartir en twitter

compartir en facebook

imprimir página

compartir en twitter

compartir en facebook